Noticias

Recomiendanos

Tarifa plana de 100 euros al mes en las cotizaciones para nuevos empleos fijos

26 Febrero, 2014

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció ayer una nueva medida para intentar aumentar el empleo indefinido, y reducir el nivel de trabajo temporal, que afecta al 25% de los asalariados. A partir de ayer, las empresas, o autónomos, que quieran contratar un nuevo trabajador de forma indefinida sólo cotizarán a la Seguridad Social 100 euros al mes, durante los dos primeros años, por enfermedades y pensiones -contingencias comunes-.
El Gobierno calcula que, con esta medida, un empresario se ahorrará el 75% de la cotización por contingencias comunes. O, dicho de otra manera, se ahorrará 3.520 euros anuales sobre un sueldo anual medio de 20.000 euros brutos anuales. Tan solo tendrá que pagar a la Seguridad Social 1.200 euros al año por cada nuevo trabajador indefinido que contrate.
No obstante, para poder acogerse a la medida de fomento del empleo indefinido, el empresario debe cumplir numerosas condiciones. La primera es que la contratación del trabajador debe suponer un aumento de la plantilla. Incluso, la empresa que contrate al nuevo empleado indefinido no debe haber hecho despidos ni individuales ni colectivos en los seis meses anteriores de forma improcedente.
El Ejecutivo intenta así evitar que se produzca la sustitución de trabajadores antiguos con nuevos, pero con costes sociales más baratos.
Trabajador en plantilla
Relacionado con este último punto, otra condición que debe cumplir la empresa para contratar a un trabajador en esas condiciones tan ventajosas de la Seguridad Social es que debe mantenerlo en plantilla durante al menos tres años. En caso contrario debe pagar la totalidad de la cotización social que no abonó con anterioridad.
Sin embargo, es un hecho que los empresarios no suelen contratar cuando deben cumplir numerosas condiciones para beneficiarse de las ayudas. De hecho, con esta nueva fórmula el Ejecutivo intenta complementar el contrato para emprendedores que puso en marcha la reforma laboral, para las empresas menores de 50 trabajadores. Este contrato facilita al empresario desprenderse del trabajador después de tenerlo un año de prueba y sin coste alguno. Si decide mantenerlo tiene ayudas en cotizaciones sociales y fiscales, pero debe estar en plantilla durante tres años. Por esta razón, no supera los 200.000 contratos desde que se puso en marcha hace exactamente dos años.
Junto a la subvención de las cotizaciones sociales para fomentar el empleo indefinido, Rajoy anunció otras tres medidas en el mercado de trabajo. La primera es que el Gobierno reactivará su estrategia para que las agencias privadas de colocación trabajen plenamente en la inserción laboral de los desempleados. Es decir, tutelando la formación o la búsqueda de trabajo y cobrando de los Servicios Públicos de Empleo por cada desempleado que consigan colocar.
Una reforma integral
Rajoy también recuperó su proyecto de hacer “una reforma integral” de la formación profesional. El presidente recalcó que “el actual sistema no ha tenido los resultados que queremos”. Para ello, el Ejecutivo se propone implantar “un nuevo modelo, regido por los principios de transparencia y concurrencia”. Es decir, abrir el modelo a la competencia del sector privado, más allá de la participación de la patronal y de los sindicatos. El Gobierno quiere hacer “una evaluación permanente de los resultados, para garantizar que cumple con sus objetivos” de recualificar a los desempleados. Esta fue una clara referencia de Rajoy a los continuos escándalos sobre la malversación de estos fondos; 1.800 millones de euros al año.
Dentro del Plan de Garantía Juvenil, Rajoy anunció que el Gobierno promoverá, en los próximos meses, la contratación de 1.000 jóvenes licenciados o con grado superior de formación profesional para realizar tareas de investigación y desarrollo.