Noticias

Recomiendanos

Ofensiva fiscal de Madrid para atraer a los directivos que huyan del Brexit

13 Octubre, 2016 - Fuente: www.expansion.com

La Comunidad de Madrid planea ofrecer un marginal máximo en elIRPF del 39% para los directivos y profesionales altamente cualificados que se establezcan en la región, cuatro punto menos que el 43,5% que ahora soportan.

Así se desprende de un informe que analiza los puntos fuertes y los parámetros a mejorar de la región para atraer directivos y empresas en el contexto del Brexit y frente a plazas como Fráncfort y París, que también compiten por estas empresas y directivos.

Según ha podido conocer EXPANSIÓN, se plantea establecer un deducción en la base liquidable autonómica del 20%, que se acompañaría de una deducción de los gastos satisfechos en el desplazamiento y de una ampliación del importe exento por trabajos realizados en el extranjero.

Además, según el informe que ha elaborado EY que se presentará la semana que viene, los impatriados que recalen en Madrid podrán disfrutar de estas ventajas fiscales durante 10 años, a diferencia de quienes se acogen ahora al régimen estatal, que sólo permite beneficiarse de los incentivos durante cinco años. Según la redacción actual del informe, este marco se aplicaría a todos los impatriados que se establezcan en la Comunidad, con lo que también afectaría a futbolistas, cuando el régimen general excluye a los deportistas profesionales desde 2015.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lanzó en 2007 la conocida como Ley Beckham, que permitía a todos los impatriados aplicarse un marginal del 24%. En 2010, se ciñó su aplicación a retribuciones que no excedieran de 600.000 euros anuales, excluyendo, de facto, a deportistas de alto nivel. Con la reforma fiscal, desaparece el límite de 600.000 euros para poder aplicarse el régimen, si bien hasta dicho importe se tributa al 24% y a partir de ahí al 45%.

En este escenario que valora Madrid, un impatriado con una retribución de un millón de euros que se aplicara el nuevo régimen madrileño pasaría de pagar 435.000 euros en el IRPF a 393.000, es decir, se ahorraría 42.000 euros, según cálculos del Consejo de Economistas-Asesores Fiscales (Reaf). El marginal máximo de estos impatriados que se acogieran al régimen madrileño pero no al estatal sería del 39,3%, que operaría a partir de 53.407,20 euros, frente al 43,5% actual.

En el caso de que el impatriado se acogiera al régimen estatal y a la futura deducción autonómica, pasaría de tributar 324.000 euros a 291.600, es decir, se ahorraría 32.400 euros, y el marginal máximo sería entonces del 40,5%. Estos cálculos se han realizado sin contar la reducción por aplicación de mínimos personales y familiares, además del resto de incentivos en el IRPF.

En el capítulo fiscal, el más potente, se proponen modificaciones en impuestos locales, en concreto, en el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), por el que los ayuntamientos gravan con un máximo del 4% el coste de las obras. En este caso, se buscaría ofrecer una rebaja a las personas jurídicas del 4% que ahora impone elAyuntamiento, con lo que la medida debería consensuarse con el Consistorio.

También toca competencias municipales -y estatales- el capítulo que se refiere a las trabas administrativas, el único en el que Madrid sale peor parada que otras ciudades europeas y en el que se propone una batería de medidas para facilitar el establecimiento de sociedades. Además, se plantea la habilitación de terrenos para albergar empresas. La Comunidad que lidera Cristina Cifuentes sale muy bien parada en el coste de las oficinas, mucho más bajo y con más vacancia, además de la conectividad aérea -se valoran las nuevas rutas a Asia y la relación con Latinoamérica-.