Noticias

Recomiendanos

Fuerte rechazo de las Cámaras al fin del pago obligatorio de sus cuotas

2 Diciembre, 2010 - Fuente: www.cincodias.com

La crisis se ha encargado de zanjar un conflicto que había enfrentado desde principios de los 90 a CEOE y a las Cámaras de Comercio y que incluso les llevó a trasladar la batalla a los tribunales por la inconstitucionalidad del recurso cameral permanente. Esta figura, que es la que va a convertir el Ejecutivo de obligatoria a voluntaria, es un tributo para todas las empresas, independientemente de que sean personas físicas o jurídicas, cuyo objetivo es ayudar a financiar a las Cámaras de Comercio. El pago de las cuotas camerales se calcula en función de tres impuestos: aquellas compañías que están sujetas al impuesto de actividades económicas (las que facturan más de un millón de euros al año) están obligadas a pagar un 2% de la tarifa, mientras que las que estén exentas de ese tributo abonan un porcentaje variable de los beneficios (entre el 0,01% y el 0,75%) que declaran en el impuesto de sociedades. El pago de las cuotas representa unos ingresos para las Cámaras que oscilan entre 250 y 300 millones de euros, lo que supone un 66% del total, por lo que la medida presentada ayer por el Ejecutivo causó, en un primer momento, un profundo rechazo por el daño que pueden sufrir las cuentas camerales. Hoy por la mañana se producirá una reunión de urgencia del Comité Ejecutivo del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, tras la cual comparecerán ante los medios de comunicación el presidente, Javier Gómez Navarro, arropado por sus seis vicepresidentes. Sin embargo, algunos representantes de las Cámaras ya se pronunciaron ayer a título personal. El más claro fue el máximo dirigente de la Cámara de Comercio de Gibraltar, Carlos Fenoy, quién reconoció ayer que había un antes y un después tras la medida. “Si lo cuota no se paga de forma voluntaria, difícilmente se podrán prestar los mismos servicios que hasta ahora”, recalcó en declaraciones a Efe. No obstante matizó que cada organismo tiene una estructura particular y la incidencia será “muy dispar”. El primer análisis de las Cámaras concluye que los mayores beneficiados por esta medida son las grandes empresas, ya que el 43,25% de los ingresos por cuotas proviene del 0,16% de las empresas, que abonan más de 6.000 euros al año. En el lado contrario, el 75% de las empresas, en especial las pequeñas y medianas, no paga nada o como máximo no abona más de 20 euros al año. “Los servicios prestados a las pymes son financiados por las grandes empresas, lo que significa un importante efecto redistributivo en favor de las empresas de menor dimensión”, apuntan. Frente al rechazo mostrado por las Cámaras, el anuncio de Zapatero fue recibido con satisfacción por CEOE y los autónomos, los dos colectivos que históricamente habían reivindicado la necesidad de que el pago de la cuota a las Cámaras fuera voluntario. En un comunicado, la patronal valoró la eliminación de “determinadas cuotas obligatorias” y exigió que se continuara con el proceso de supresión. Por su parte, el secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, se mostró muy satisfecho con la norma aprobada. “Esta ha sido una reivindicación histórica”, subrayó. Este colectivo global, que agrupa a más de tres millones de personas, está obligado a pagar un 0,15% de los rendimientos declarados en el IRPF por su actividad empresarial. Según sus cálculos, la medida supondrá que dejarán de pagar 105 millones, cerca de un 40% del ahorro previsto por el Estado (250 millones). El presidente de ATA, Lorenzo Amor, consideró la medida insuficiente y reclamó un plan anticrisis. “No es suficiente con beneficiar a las empresas que tributan por Impuesto de Sociedades, porque eso supone abrir una brecha frente al resto de autónomos que pagan sus impuestos en otros sistemas”, dijo.