Circular Fiscal Noviembre 2008

Recomiendanos

Capítulo 5. Un incentivo del régimen especial del impuesto sobre sociedades para las empresas de reducida dimensión. Dotación global del 1 por 100 de los saldos pendientes de cobro a fin de ejercicio.

No se incluyen en la base de cálculo los impagados con provisión individual, los saldos garantizados ni los de entidades vinculadas.

Uno de los incentivos fiscales del régimen fiscal especial en el Impuesto sobre Sociedades para las empresas de reducida dimensión (con facturación de hasta 8 millones de euros anuales) es la posibilidad de una dotación global a la provisión por deterioro de saldos deudores de un 1 por 100 de los importes pendientes de cobro a fin de ejercicio.

Al revés de lo que puede ocurrir con otros incentivos como amortización superior a los tipos establecidos en tablas o amortización íntegra en el año de adquisición para bienes de escaso valor, que no significan más que un diferimiento en el pago del impuesto, la dotación del 1 por 100 del saldo global de los importes pendientes de cobro a fin de ejercicio, puede convertirse en un ahorro fiscal permanente si los saldos de los deudores no sufren variación de un año a otro.

La base del cálculo del 1 por 100 del saldo de las cuentas a cobrar, se obtendrá restando del total de las mismas:

a) Los saldos de impagados que hayan sido objeto de una provisión individual y que haya resultado fiscalmente deducible, esto es, impagados que a la fecha del cierre del ejercicio tengan más de seis meses de antigüedad.

b) Los saldos que provengan de entidades vinculadas, adeudados o garantizados por Entidades de Derecho Público, o garantizados mediante un seguro de crédito y caución.