Hacienda aprieta a las renovables con nuevos impuestos y descuadra inversiones millonarias

La Dirección General de Tributos cambia el criterio establecido en 2016 y eleva al 25% la imposición sobre la ganancia en la venta de las promociones de renovables que hasta ahora estaban exentas

Hacienda aprieta a las renovables con más impuestos. El sector, que vive un 'boom' de inversión, se encuentra con un cambio de criterio de la Dirección General de Tributos que está obligando a repensar planes multimillonarios.

Hasta ahora, los promotores que desarrollan los proyectos renovables, miles de megavatios de fotovoltaica y eólica, no tenían que tributar cuando vendían las sociedades tenedoras de los permisos necesarios para desarrollar los parques. Pero ahora Hacienda entiende que deben pagar un 25% en concepto de impuesto de sociedades por las ganancias obtenidas en la transmisión de estos proyectos.

Muchas empresas se dedican exclusivamente a conseguir toda la tramitación antes de iniciar las obras y venden el proyecto una vez superados los trámites administrativos, que son el paso clave para que el proyecto tenga viabilidad. Esto es lo que se llama en la jerga del sector llevar la promoción hasta 'ready to build' (listo para la construcción). La forma de estructurar estos proyectos se hace con sociedades que tienen estos permisos y que cuelgan de una matriz. Son esas sociedades tenedoras de las promociones las que se transmiten, que hasta ahora no tributaban por la plusvalía generada y ahora sí tendrán que hacerlo.

"Como norma general, la Ley del Impuesto sobre Sociedades prevé que las ganancias por la venta de las acciones de una sociedad operativa estén casi exentas, siempre que se posea más del 5% de la misma desde hace más de un año, como medida para evitar la doble imposición", explica Javier Hernández, socio del bufete Ashurst especializado en fiscalidad.

Sin embargo, una resolución de Hacienda que se dio a conocer en octubre y a la que ha tenido acceso El Confidencial considera ahora que la venta de una sociedad en 'ready to build' que no ha iniciado aún las obras de construcción del parque no ha iniciado una actividad económica, pese a que la consecución de permisos es una labor que lleva años en la mayoría de casos y cuya obtención determina el valor de los proyectos. Por tanto, cambia de criterio y considera que la venta de las promociones no está sujeta a la exención de tributación que establece el artículo 21 de la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades.

"Bajo el nuevo criterio establecido por la Dirección General de Tributos en su consulta de fecha 12 de agosto de 2021, los promotores que vendan entidades que desarrollen proyectos de producción, transporte y distribución de energía estarán obligados a pagar un 25% sobre las ganancias obtenidas en la venta de dichas sociedades si la misma se produce cuando el proyecto está en situación de "ready to build", esto es, con todos los permisos y licencias obtenidos pero sin que se haya iniciado la construcción de la instalación, lo que es contradictorio con el criterio marcado por la propia Dirección General de Tributos en 2016", explica el experto de Ashurst, que cree que Hacienda somete a incertidumbre los proyectos ya en marcha con este cambio de reglas en pleno boom inversor.

Este cambio drástico ya está teniendo consecuencias en el mercado. Muchos inversores están viendo cómo sus operaciones se ven afectadas. Cabe destacar que 'utilities', petroleras o fondos de inversión nacionales e internacionales hacen sus planes de negocio con base en unos precios de compra de promociones para construir y operar renovables que se van a encarecer con este nuevo esquema tributario.

La decisión de Hacienda llega con unos precios récord de la electricidad y mientras el Ministerio para la Transición Ecológica trata de convencer a los distintos agentes de que inviertan en renovables con subastas y otros incentivos para de esa manera tratar de atenuar los precios de la luz, que están disparando la inflación y rebajando el crecimiento económico tras la pandemia. Además, España se ha comprometido con Bruselas a un elevado nivel de penetración de renovables para 2030 que permita un fuerte grado de descarbonización. Para ello, el Gobierno estima en el Plan Nacional de Energía y Clima (PNIE) que será necesaria una inversión público-privada de más de 200.000 millones de euros.

Esta no es la primera vez que el sector de las renovables se encuentra con un cambio regulatorio que perjudica sus intereses tras lanzar su inversión. En la pasada década, miles de proyectos vieron sus primas recortadas con fuerza tras generarse un elevado déficit en el sistema eléctrico. De forma mucho más reciente, en las últimas semanas, el Gobierno ha tratado de reducir los ingresos de las renovables primadas para rebajar los precios energéticos, aunque dicha reforma ha sido descartada por ahora.

Para Javier Hernández, de Ashurst, "los promotores no tienen nada fácil solucionar esta situación". "Se podrían iniciar las obras de los parques para luego transmitir el proyecto, pero eso supone una distinta asunción de riesgos de la inicialmente existente, y debe obedecer a razones de negocio válidas porque si Hacienda entiende que dicha maniobra se hace con el único fin de evitar la tributación podría entender que ha incurrido en fraude y podría castigar dicho comportamiento" explica.

"Tampoco es posible engordar la contabilidad con costes artificiales que reduzcan la ganancia de capital, entre otras muchas cosas porque si las operaciones vinculadas no se hacen a precios de mercado comparables con las del sector también se puede caer en una infracción con su correspondiente sanción" responde este abogado experto en fiscalidad a preguntas de El Confidencial.

Otras fuentes, por el contrario, consideran que la venta de promociones en 'ready to build' es una actividad con una elevada rentabilidad y no tiene lógica que dichas ganancias estén exentas de tributación. Firmas como Forestalia, RIC, Prodiel, Powertis, Solarbay y una larga lista de promotores locales han transmitido promociones sin tributar durante los últimos años a gigantes inversores como Total, Repsol, BP, Endesa, Engie, Mirova o CIP. De haberse aplicado el criterio que ahora manifiesta la Dirección General de Tributos, muchas de estas operaciones hubieran tributado al 25% y, por tanto, los promotores hubieran tratado de elevar los precios, aunque la competencia del sector es fuerte.

La novedosa situación fiscal, además, puede interferir en la salida a bolsa de empresas de renovables dedicadas a la promoción, entre otras cosas, como Capital Energy u OPDEnergy. Las dificultades para obtener permisos en muchas comunidades autónomas están llevando a algunas empresas como Powertis a centrar ahora sus esfuerzos en otras geografías que ahora ofrecen más potencial, como Italia.

Fuente: www.elconfidencial.com

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contáctanos