Consejeros: exentos de pagar IRPF cuando trabajan en el extranjero

Con el fin de promover la internacionalización de la empresa española, en 2006 se modificó un artículo de la Ley sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que lleva casi quince años acaparando titulares: el 7p.

La conjunción de número y letra remiten a una exención sobre el IRPF a los trabajadores que realizan algunas tareas en el extranjero. Es decir, se desgravaba un tipo especial de rendimiento del empleo a los expatriados.

Pero el escenario entre 2006 y 2020 ha cambiado. Hoy los negocios españoles disfrutan de una destacada presencia fuera de nuestras fronteras, con algunos liderando su sector. Por eso, se ha interpretado de forma diferente en los juzgados y, ahora, la Audiencia Nacional recoge el guante lanzado hace un par de años por el Tribunal Supremo (TS).

"La importancia de la sentencia de marzo de 2018, del Supremo, radicaba en el cambio de paradigma de la misma, dejando ya de configurarse la exención como ayuda a la internacionalizacón de la empresa española para pasar a ser una compensación al trabajador que se ve obligado a desplazarse", explica Jordi Vilardell, socio de RSM, sobre la interpretación que hizo el Supremo del 7p.

Sin embargo, la sentencia del Alto Tribunal, recurrida por la Dirección General de Tributos, se refería de forma específica a los trabajdores y directivos de las compañías.

En este sentido, la resolución de la Audiencia Nacional abre la puerta a que consejeros y administradores también puedan disfrutar de este beneficio fiscal. "Hasta el momento, Hacienda remitía al especial vínculo que tienen los miembros del consejo de administración con el negocio para negarles la participación de este instrunento", explica Vilardell.

Pero en su escrito, la Audiencia Nacional aclara que, a pesar de que consejeros y empresas mantienen una relación de tipo mercantil, las retribuciones de los administradores se califican como rendimientos de trabajo desde el punto de vista fiscal. "Ahora y esperando que el Supremo falle en el mismo sentido, los consejeros y administradores sólo encontrarán las propias limitaciones que señala la ley para no acogerse al 7p", explica el socio de RSM.

Y estos topes a la norma a los que se refiere Vilardell son, por un lado, que el consejero delegado de una empresa se desplace a un país extranjero no considerado como paraiso fiscal. Por otro, que el trabajo que desempeñe sea para una empresa cuya sede se encuentre en el país del desplazado.  "Es decir, que el administrador vaya una temporada a atender a un cliente o a una filial extranjera de su empresa", concluye Vilardell.

¿Reclamaciones masivas?

La Audiencia Nacional ha aclarado que los consejeros y administradores que hayan prestado sus servicios para una compañía fuera de España tienen derecho a disfrutar de la exención fiscal “por rendimientos de trabajo” del IRPF gracias al artículo 7p. En este sentido, ¿qué pasa con los que no se han atrevido a solicitar este beneficio? “Hay que estar preparado para el inminente inicio de reclamaciones masivas que se impondrán al no haber aplicado la exención en los últimos ejercicios no prescritos, es decir, de 2015 a esta parte “, apunta Jordi Vilardell, socio de RSM.  

Fuente: EXPANSION

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contáctanos