Noticias

Recomiendanos

Sociedades se rebaja para pymes pequeñas…

2 Diciembre, 2010

Las pequeñas empresas, las verdaderamente pequeñas, técnicamente llamadas de reducida dimensión, se llevaron ayer una alegría en forma de rebaja fiscal. Una de sus grandes demandas fue ayer anunciada por el presidente del Gobierno en su contestación habitual al lider del PP en el Congreso si tienen una facturación de hasta 10 millones de euros podrán tributar al tipo reducido del 25 por ciento en el Impuesto sobre Sociedades, así como para los primeros 300.000 euros anuales de beneficio. Hasta este momento, podrían hacerlo las que tuvieran una facturación de ocho millones de euros y los primeros 120.000 euros de beneficio. El presidente Rodriguez Zapatero informó en su anuncio que de esta medida se beneficiarán 40.000 empresas. Ésta es la segunda rebaja para las pequeñas empresas en un año, tras la aprobada en los Presupuestos Generales para 2010 por la que se rebajaban cinco puntos -del 25 al 20 por ciento- a aquellas que, con menos de 25 trabajadores, han mantenido o han aumentado la plantilla este año. Libertad de amortización. Las segunda medida fiscal ya fue anunciada, también en el Congreso, el pasado 18 de noviembre. Se trata de la generalización de la libertad de amortización para todas las empresas hasta 2015, lo que significa que quedan exentas las inversiones que realicen en el Impuesto sobre Sociedades. En la actualidad, la libertad de amortización se aplica a pequeñas empresas y a las que mantengan el empleo y sólo está vigente hasta 2012. El coste para Hacienda de ambas propuestas se hará público mañana en el Consejo de Ministros. Las reacciones a estas dos medidas han sido variadas. Mientras CEOE y Cepyme las han aplaudido porque consideran que “van en buena dirección”, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, se quejó ayer de que el Gobierno no se haya acordado de incentivar fiscalmente también a los autónomos. Amor explicó que solamente 700.000 empresas tributan en el Impuesto sobre Sociedades, mientras que un millón de autónomos lo hacen por el sistema de módulos y el resto por el de estimación directa. “Es incoherente mantener los módulos tal y como están y, sin embargo, hayan decidido incentivar a las pymes que están en Sociedades”, declaró el presidente de ATA. “Igual que Irlanda” Los sindicatos se han opuesto a las medidas fiscales, como era de esperar. Fernando Lezcano, secretario de Comunicación y portavoz de CCOO, dijo que las medidas anunciadas ayer son, en general, “antieconómicas y antisociales” y la rebaja en Sociedades, en particular, porque resta capacidad de actuación al Estado. Lezcano añadió que no hay que olvidar que medidas como ésta son las que han provocado que se tenga que rescatar a Irlanda. En UGT consideran que lo que se necesita es “una reconstrucción fiscal, no rebajas ni regalos” en materia de impuestos. Por su parte, el coordinador económico del PP, Cristóbal Montoro, declaró que su partido lleva solicitando desde el principio de la legislatura estas medidas fiscales pero, como al resto, las calificó de “improvisadas e insuficientes” porque, en su opinión, lo que ahora necesita España es un paquete de medidas estructurales. No obstante, el PP esperará a ver el papel y la letra de las medidas, es decir a verlas por escrito, antes de decidir si votará a favor o en contra de las mismas. La tercera medida que afecta a las pequeñas medianas no tiene carácter fiscal sino administrativo y ya está contemplada en el proyecto de ley de Economía Sostenible, todavía en tramitación, aunque el anuncio de ayer adelanta su puesta en marcha. Para facilitar que los trabajadores autónomos que lo deseen pueden formar una empresa de responsabilidad limitada, se reduce a un máximo de cinco días el plazo de constitución de sociedades de capital inferior a 30.000 euros. Si el capital se halla entre los 3.000 y los 3.100 euros, el plazo queda reducido a un día. La constitución de las empresas podrá realizarse por vía telemática. Habrá más ventajas para estas conversiones, pues las empresas no pagarán tasas por publicación y los costes por los aranceles de notarios se limitarán a 250 euros y a 100 euros en los casos de capitales entre 3.000 y 3.100 euros. Esta propuesta ha sido la menos contestada puesto que no supone costes ni ahorros.