Noticias

Recomiendanos

Sí a los incentivos fiscales en I+D+i

24 Septiembre, 2015 - Fuente: www.elmundo.es

Una vez analizado en detalle el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, optamos por ver la botella medio llena en lo que respecta a los incentivos previstos -vía deducciones fiscales- para el impulso de la investigación, el desarrollo y la innovación empresarial en nuestro país.

Esta óptica optimista se justifica en primer lugar porque dicho proyecto de ley contempla que el importe total de los beneficios fiscales en el Impuesto sobre Sociedades se sitúe en 3.840,94 millones de euros, de los que se dedicará un importe aproximado de 693,65 millones de euros a la deducción por actividades en I+D+i. Es esta una buena noticia, sin lugar a dudas, porque la cifra supone el 18,1% del total, frente al 16,2% que representaba en el Presupuesto de Beneficios Fiscales correspondiente a 2015. De este modo, “Investigación, Desarrollo e innovación” se sitúa en el ranking de las tres políticas con más beneficios fiscales a su disposición de cara al próximo año 2016.

“Investigación, Desarrollo e innovación se sitúa en el ranking de las tres políticas con más beneficios fiscales a su disposición de cara al próximo año 2016”

Cabe señalar que las estimaciones de los importes de los beneficios fiscales correspondientes a 2016 se realizan mediante un sistema general de microsimulación a partir de los datos individuales que figuran en las declaraciones anuales de los contribuyentes del Impuesto de Sociedades correspondientes a 2013, toda vez que se trata del último ejercicio económico del que se dispone de información completa y definitiva.

Ahondando todavía más en estas buenas perspectivas, en el proyecto de PGE, que se presentó ante las Cortes Generales el pasado 4 de agosto, observamos que en el apartado dedicado al Impuesto sobre Sociedades aparecen novedades normativas interesantes, como son la introducción de los siguientes incentivos fiscales: la reserva de capitalización, la reserva de nivelación y el tipo reducido de gravamen para entidades de nueva creación y para pymes.

El número de beneficiarios de las deducciones fiscales en España registró una caída del 10,3% en 2011. En 2012 se invirtió la tendencia y se logró un crecimiento de un 38,6%, mientras que en 2013 la evolución positiva se desaceleró, con un exiguo avance del 0,8%. La Agencia Tributaria estima que en 2016 la proporción de beneficiarios se mantendrá en el nivel de 2013 (esto es, el 1,1 por mil), así como que se verá incrementado el importe de la deducción generada en un 7,4% si se compara con la alcanzada durante el bienio 2014-2015.