Noticias

Recomiendanos

La recaudación fiscal de Euskadi cae más del 9%.

15 Abril, 2011 - Fuente: www.elcorreo.com

El Gobierno vasco y las diputaciones esperaban contar este año con algo más de dinero que en 2010 para sufragar el gasto público. De momento, las cosas caminan en sentido contrario y comienzan a encenderse algunas señales de alarma, ya que si se mantiene la tendencia los poderes públicos no tendrán otro remedio que abordar un nuevo recorte. La opción de aumentar el déficit y con ello el endeudamiento parece vedada. Los datos que acaban de ver la luz sobre el comportamiento de las cajas de las diputaciones forales son realmente malos: han recaudado entre enero y marzo 2.579 millones de euros, lo que supone 259 millones menos que en el mismo periodo del pasado año. Un 9,1% por debajo de la cifra registrada hasta marzo de 2010. No es que la economía vasca se haya derrumbado en el primer trimestre -como puede dar a entender ese descenso del 9,1% en los ingresos por impuestos-, ya que hay razones coyunturales que han contribuido a ello. En concreto, el ingreso extraordinario de 297 millones de euros registrado en marzo del pasado año por la Diputación foral de Álava como consecuencia del segundo pago del Estado relacionado con el ‘caso Rover’: un dinero ligado a la importación de vehículos de esta marca y que aún está en litigio en los tribunales. Por territorios, los ingresos subieron el 4,08% en Vizcaya; bajaron el 1,06% en Guipúzcoa y el 47,15% en Álava. Hay que aislar por tanto el ‘efecto Rover’ de la cuenta de ingresos dada a conocer ayer por las haciendas forales para darse cuenta de que la corriente de fondo, aunque es positiva, resulta decepcionante. Y ello porque -dinero extra al margen- el aumento de ingresos se situaría en tan sólo 38 millones de euros en el trimestre, lo que supone una subida del 1,5%. Una tasa que se sitúa muy lejos del 5,9% de incremento que habían previsto Gobierno y diputaciones para este año. Una guía elaborada el pasado mes de octubre y que sirvió, precisamente, para diseñar los Presupuestos de todas las instituciones vascas de cara a 2011. Mal El dato más significativo para concluir que las cosas no funcionan como estaba previsto es el comportamiento de la recaudación del IVA. A pesar de que desde el pasado mes de julio los ciudadanos sufren los efectos de una subida de tipos en este impuesto -del 16% al 18%-, lo cierto es que ya no se nota a efectos de recaudación. Los poderes públicos habían depositado en ese aumento de tipos fundadas esperanzas de enderezar el rumbo de la recaudación. No parece haberlo conseguido. Los ingresos obtenidos por las haciendas vascas este trimestre son prácticamente idénticos a los del periodo de enero a marzo de 2010. Aunque la Diputación guipuzcoana se ha apresurado a aclarar que una parte de esta situación está provocada por su decisión de «adelantar las devoluciones a las empresas» para mejorar sus condiciones de liquidez, lo cierto es que las cifras revelan un estancamiento del consumo. Hay que esperar a los datos sobre la evolución del comercio, que se publicarán en las próximas semanas, para ver con claridad si eso que se vislumbra como estancamiento puede ser, incluso, retroceso. Hay un caso en el que esa ‘marcha atrás’ ya es evidente. El final de los planes ‘renove’ del automóvil ha reducido de forma considerable la venta de vehículos y el impuesto de matriculación refleja una caída del 32,8%. El único comportamiento positivo, aunque sin aportar grandes alegrías, es el de las retenciones del trabajo y las actividades profesionales, que han aumentado un 6,9%. Es un buen termómetro para comprobar que el mercado de trabajo vasco se encuentra en un punto de equilibrio inestable, pero en el lado positivo del filo de la navaja. Por el contrario, el descenso de los beneficios empresariales ha provocado un descenso del 4,3% en los ingresos por el Impuesto de Sociedades y, lo que es más evidente, un auténtico revés del 30,6% en la recaudación por rendimientos mobiliarios. ¿Recortes? El consejero de Economía del Gobierno vasco, Carlos Aguirre, manifestó recientemente que es necesario esperar a la vuelta de vacaciones para, después de analizar los datos de ingresos fiscales de abril, tener una idea más clara de la desviación respecto a las previsiones. Abril es un mes significativo ya que en los últimos días se produce un ingreso trimestral de las empresas de retenciones del IRPF e IVA. Por si fuera necesario, el Gobierno vasco ya ha formado un grupo especial de trabajo -integrado por un viceconsejero de cada departamento-, con el objetivo de analizar los recortes de gasto adicionales que se pueden implementar en los Presupuestos de la comunidad autónoma a lo largo del año. El consejero Aguirre ya ha indicado que, en su opinión, aún existe un cierto margen para rebajar los gastos de funcionamiento de la maquinaria de la Administración vasca