Noticias

Recomiendanos

Hacienda presiona a los jueces para que condenen a las cuentas suizas en HSBC.

11 Mayo, 2012

La Agencia Tributaria (AEAT) ha remitido un informe a los jueces que instruyen procesos contra los titulares de cuentas en la sede de HSBC en Suiza en el que les insta a considerar culpables a estos ciudadanos. En este documento, al que ha tenido acceso EXPANSIÓN, Hacienda destaca que la gran mayoría de los afectados han reconocido ser titulares de las cuentas, incluso quienes operaban a través de sociedades pantalla, por lo que asegura que el proceso es legal. Éste es el principal argumento que defiende la Agencia, porque estos ciudadanos están pidiendo que se anulen los juicios ya que alegan que están basados en datos robados, lo que ha llevado al Supremo francés a invalidar las pruebas, como adelantó este diario el pasado 4defebrero. Además, buena parte de estos ciudadanos regularizaron su situación y, aún así, vieron cómo Hacienda les abría inspección y enviaba los casos a los tribunales sobre la base de que no lo habían hecho de forma correcta o suficiente. Fiscalistas consultados consideran que este modus operandi puede desincentivar que los contribuyentes acudan a la amnistía fiscal que ha lanzado el Gobierno. El origen de la información es el exempleado de HSBC Hervé Falciani que robó los datos y se los vendió a Francia, y la Agencia Tributaria francesa facilitó a la AEAT la información de ciudadanos españoles en 2010. Uno de los afectados en el país vecino ha conseguido que el Alto Tribunal galo ratifique las sentencias de instancia y anule el proceso por invalidez de la prueba, lo que ha llevado a los españoles afectados a alegar este mismo motivo. Asimismo, la sentencia recuerda que el propio ministro de Finanzas galo declaró que la información procedía de un robo, por lo que destaca que el origen de los datos es “ilícito”. El caso español, que destapó EXPANSIÓN en julio de 2010, afecta a cerca de 600 titulares de cuentas en la sede de HSBC en Suiza, que atesoran unos 6.000 millones de euros. En concreto, según desvela la Oficina de Investigación del Fraude de la Inspección de la AEAT, con datos a 31 de enero de 2012 se han iniciado 537 expedientes de inspección abiertos a los 558 ciudadanos a los que se requirió. En 235 de estos expedientes los ciudadanos presentaron declaración complementaria y, el resto, 293, no lo ha hecho. El proceso más conocido es el que instruye la Audiencia Nacional sobre la familia Botín, pero hay otros muchos en juzgados de Valencia, Alicante, Málaga, Murcia y Barcelona, buena parte de ellos de inversores relacionados con el sector inmobiliario. La mayoría empezaron durante junio de 2011 para evitar que prescribieran las acusaciones relativas a 2005. El próximo mes prescribirán los asuntos relativos s2006. El Fisco apoya su informe en que sólo 31ciudadanos inspeccionados han rechazado cualquier vinculación con cuentas en la sede de HSBC en Suiza, es decir, únicamente el 5,8% de los contribuyentes inspeccionados han negado explícitamente cualquier vinculación con estos depósitos. En esta línea, añade la AEAT,”algunos obligados tributarios inicialmente no reconocieron ninguna vinculación con el caso y, en algún momento de la inspección, cambiaron de actitud y manifestaron que, efectivamente, tienen algún tipo de vinculación con las cuentas”. La Agencia remacha que “por esta vía se confirma también la veracidad de la información recibida de la Administración francesa”. Y apunta que “en los casos en los que los interesados todavía rechazan cualquier relación con las cuentas, existe coincidencia entre sus datos personales y los que aparecen en las fichas recibidas de Francia”. Asimismo, el Fisco destaca que “no se han detectado discrepancias con otros datos, ni siquiera con los importes patrimoniales” salvo los derivados ocasionalmente de las conversiones de dólares, la única divisa que consta en las fichas. Por último, la AEAT recuerda que si hay dudas sobre quienes ya no tienen cuenta, preguntarán al banco porque HSBC debe conservar la documentación 10 años. El fallo del Supremo galo da pie, sobre todo, a reclamaciones de quienes no han regularizado y son objetivo de la Inspección. Es decir, quienes no han colaborado ni han pagado a Hacienda pueden salir indemnes. Fuentes cercanas a los procesos cuentan que estos contribuyentes están alegando que las pruebas son ilícitas. Pero algunos entre los que regularizaron están yendo más lejos y esgrimen este mismo motivo porque dicen que fueron coaccionados.