Noticias

Recomiendanos

Hacienda ingresa 132 millones de países con secreto bancario

30 Septiembre, 2008 - Fuente: www.cincodias.com

La directiva sobre fiscalidad del ahorro ha permitido que España haya recibido desde julio de 2005, cuando entró en vigor la norma, más de 130 millones procedentes de países como Austria, Bélgica, Andorra, Liechtenstein, Suiza o Mónaco, según datos de la Agencia Tributaria y de la Comisión Europea a los que ha tenido acceso CincoDías. En lo que va de año, el Tesoro ha ingresado por este concepto 44 millones, más de lo que recaudó en 2007 (39 millones) y en 2006 (40 millones). Esa norma nació en 2005 tras años de discusiones en el seno de la UE. Fija que los rendimientos del ahorro en forma de intereses obtenidos en un Estado miembro por un no residente deben someterse al régimen fiscal del país de origen. Para ello, es necesario que los Estados intercambien información entre sí. Por ejemplo, si un español abre una cuenta en Francia, los intereses que obtenga tributarán en España, es decir, al 18%. Sin embargo, los países miembros de la UE que mantienen el secreto bancario (Austria, Bélgica y Luxemburgo) rechazaron esa medida. A cambio de no intercambiar información, aceptaron practicar una retención sobre los rendimientos del ahorro de los no residentes del 15% desde 2005 hasta julio de 2008, del 20% en los siguientes tres años y del 35% a partir de 2011. El 75% de esa retención se envía al Tesoro de los países de origen de los titulares de las cuentas. Estados europeos que no forman parte de la Unión -Andorra, Liechtenstein, Mónaco, San Marino y Suiza- firmaron convenios equivalentes con la UE. Y territorios dependientes y asociados como la Antillas Holandesas, la Isla de Man o las Islas Vírgenes Británicas también aplican las retenciones. El hecho de que España haya recibido 131,8 millones procedentes de cuentas de españoles en países con secreto bancario, significa que desde julio de 2005, los titulares de esos depósitos obtuvieron unos beneficios de 878,6 millones de euros. Según datos de la Comisión Europea, desde 2005 hasta finales de 2006, Alemania fue el país que más dinero recibió, 192,7 millones, por este concepto. Le sigue Italia, con 112,9 millones y Gran Bretaña, con 105,2 millones. En ese mismo período, los países opacos retuvieron, en aplicación de la ley, 571 millones de euros. El 45%, 256 millones, fueron aportados por Suiza, mientras que Luxemburgo participó en un 22% (ver tabla). Los expertos en fiscalidad consideran que estas cantidades son muy pequeñas en comparación con el dinero que se estima que los europeos mantienen en países opacos. Tras el escándalo de Liechtenstein, donde en febrero se descubrieron cuentas secretas de más de 1.000 contribuyentes -la mayoría alemanes-, el Gobierno germano abanderó una campaña para endurecer la directiva sobre el ahorro. España -que aún investiga las cuentas en Liechtenstein de 198 españoles- se alineó con Alemania. Sin embargo, todo avance en fiscalidad dentro de la UE requiere de la unanimidad de todos los miembros y, por ello, es difícil alcanzar acuerdos ambiciosos. Los expertos defienden que la directiva tiene “multitud de lagunas”: sólo grava los rendimientos del ahorro y excluye las pensiones, los seguros y los pagos de dividendos. Además, sólo se aplica a las personas físicas y no a las sociedades. Por eso, muchos ciudadanos optan por crear sociedades pantalla o se sirven de otros vehículos de inversión.