Noticias

Recomiendanos

Hacienda estrecha el control sobre los aplazamientos y el comercio electrónico

19 Enero, 2017 - Fuente: Expansion

Hacienda pone el foco sobre los aplazamientos, la economía colaborativa y el comercio electrónico en su Plan de Control Tributario de 2017 que publicará en el BOE en los próximos días. La proliferación de plataformas electrónicas de intercambio de productos y servicios supone un desafío para la Agencia Tributaria (AEAT), que en estas directrices, a las que ha tenido acceso este diario, quiere cercar las nuevas formas de fraude que alienta la economía digital. A esto se suma que el Fisco proyecta vigilar estrechamente el fraude en el IVA y los aplazamientos en consonancia con las nuevas medidas que está implementando. Entre los colectivos objeto de mayor escrutinio, se sitúan los deportistas, sobre todo, los futbolistas tras el Football Leaks, los profesionales, artistas, las empresas con ventas en negro, las multinacionales y los contribuyentes con dinero en el extranjero.

Así, se incrementará el control sobre la figura del aplazamiento o fraccionamiento de deudas, con la finalidad de combatir su uso para fines distintos de los establecidos en la norma y realizar un seguimiento exhaustivo en el cumplimiento de los acuerdos de concesión, mejorando el índice de cobro y agilizando la ejecución de las garantías aportadas en caso de incumplimiento. El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ya ha advertido de que los mercados de crédito están abiertos y de que no va a permitir que algunas empresas se financien a costa del Estado.

El Real Decreto-ley de 3 de diciembre vetó los aplazamientos a partir de enero de 2017 aunque permitió unas excepciones tasadas que ahora la Agencia Tributaria ha incrementado, según publicó en su web el pasado viernes, para empresas y autónomos. Precisamente ayer, la AEAT distribuyó entre sus funcionarios una Instrucción en la que detalla los nuevos criterios “restrictivos” (ver información adjunta).

Pues bien, el Fisco va a controlar de cerca los requisitos, los plazos y las garantías de los nuevos aplazamientos, además de vigilar los que ya estaban concedidos.

Además, la AEAT está estrechando el control sobre las plataformas de economía colaborativa, en particular las de alquiler de pisos y habitaciones y de venta de productos. Particulares que alquilan habitaciones, pisos, plazas de garaje o coches y que venden o intercambian productos usados; trayectos en coche compartidos y taxis no regulados, plataformas de crowfunding, préstamos, trueques… las posibilidades se multiplican y posibilitan la existencia de actividades total o parcialmente sumergidas junto con otras de empresas que, bajo apariencia extranjera, son en realidad compañías españolas que usan Internet para intentar eludir sus obligaciones fiscales

El Fisco pone la lupa sobre los alquileres en negro y otros negocios de particulares no declarados en lo relativo a IRPF, Impuesto sobre Sociedades e IVA. Además, empieza a fijarse en la tributación de las empresas que realizan comercio electrónico y sobre las que alojan sus datos en la nube, que pueden esgrimir que no tiene establecimiento permanente en nuestro país y pagar muy poco a pesar de los cuantiosos beneficios obtenidos. Se trata de empresas radicadas en EEUU u Holanda que, además, no tienen apenas empleados ni gastos.

Muchas de estas compañías se presentan como meros alojadores de contenidos o intermediarios. Se trata de una nueva vuelta de tuerca en lo relativo a la muy escasa tributación de las multinacionales tecnológicas.

Entre las actuaciones que prevé realizar el Fisco, destaca el análisis de la viabilidad en el uso de las tecnologías de redes sociales junto con las herramientas estadísticas de detección de patrones de fraude y la comprobación de los beneficios obtenidos por quienes utilizan Internet como medio para publicitar bienes y servicios a través del márketing de afiliación.

Además, la AEAT sigue planificando actuaciones selectivas coordinadas a nivel nacional para combatir presuntas actividades fraudulentas relacionadas con el software de doble uso para esconder ventas en negro que se complementarán con comprobaciones inspectoras y visitas en determinados sectores con el fin de concienciar de la necesidad de desechar esas prácticas. Hasta ahora, el Fisco se ha dirigido a cadenas de restaurantes y zapaterías y a mayoristas de pescado o chatarra.