Noticias

Recomiendanos

España y diez países reactivan una versión diluida de la ‘Tasa Tobin’

19 Febrero, 2014

El ministro de Economía y Finanzas de España, Luis de Guindos, se reunió ayer con sus homólogos de otros diez países europeos con los que pretenden impulsar el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) conocido popularmente como Tasa Tobin. La Comisión Europea propuso inicialmente gravar la compraventa de acciones, bonos y otros productos financieros, pero países como Alemania, España, Italia o Francia prefieren una versión diluida de la propuesta original de Bruselas, que excluya del gravamen activos sensibles, como la deuda soberana.
La reunión de los ministros de los once países (Bélgica, Alemania, Estonia, Grecia, España, Francia, Italia, Austria, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia) empezó a las 7:30 de la mañana y se ha prolongado hasta poco antes de las 9:00, justo antes de que empezara la reunión del Ecofin (con todos los ministros de Economía y Finanzas de la UE).
Según fuentes comunitarias, los Gobiernos “han hecho una discusión general con dos puntos: el ámbito de aplicación y cuestiones técnicas como a quién se grava”. Por ámbito de aplicación se entiende qué activos deben sufrir la tasa (acciones, deuda pública, deuda privada, derivados…). “Los países pequeños quieren aplicarlo a más productos y los países más grandes con más prudencia para ir empezando con un número reducido e ir ampliándolo”, aseguran estas fuentes.
La cuestión de quién debe abonar la ITF también está bajo cuestión. La propuesta inicial incluye a todos aquellos bancos que intermedien operaciones en nombre de clientes que residan en uno de los once países (independientemente del mercado en el que se cruce la compra). Estas fuentes afirman que Francia y Alemania lanzarán próximamente un mensaje político respaldando la ITF, sobre todo ante las elecciones europeas de mayo. Pero defenderán un enfoque gradual, para evitar daños colaterales. De Guindos reconoció en rueda de prensa el “sustrato político” de una medida como esta.
La postura de excluir la deuda soberana, algo que España apoya, se debe al posible impacto en el coste de la deuda soberana y al miedo a que la tasa extinga el mercado de repos de deuda (operaciones de venta con pacto de recompra), una herramienta clave para gestionar la liquidez. Los defensores de la ITF minimizan esos riesgos, pero los propios países han transmitido a la Comisión su preocupación por un posible encarecimiento de la financiación para Tesoros y el sector privado.
Liquidación bancaria
El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble se negó ayer a ceder a varios de los puntos clave que pide el Parlamento Europeo para aprobar el Mecanismo de Resolución de bancos. Schäuble se opuso a crear una red de seguridad pública por si el mecanismo se queda sin dinero y a mutualizar riesgos antes de lo previsto si los bancos no aumentan también sus aportaciones.