Noticias

Recomiendanos

El Gobierno rebajará el marginal máximo del IRPF a menos del 50%

17 Junio, 2014

El Gobierno reducirá el tipo marginal máximo del IRPF del 52% actual por debajo del 50% en la reforma fiscal que ultima, según fuentes conocedoras del proceso. Hasta las pasadas elecciones europeas, Hacienda contaba con sólo bajar en una primera fase los tipos a las rentas bajas, las principales, según insistía, beneficiadas de la reforma, aunque el resto de rentas notaría algo la reducción en la parte de sus ingresos que discurra por los tramos bajos. Pero los malos resultados que ha obtenido el Partido Popular en los comicios del 25 de mayo y el avance de la recuperación económica, que duplica las previsiones, han llevado al Ejecutivo a elevar el alcance de la reforma. De entrada, la cuantía de la rebaja prevista se ha incrementado tanto en el IRPF como en el Impuesto sobre Sociedades y ahora el Gobierno subraya que será “sustancial”. Además, en lo que respecta al IRPF, se ha modificado el objetivo de la bajada, que se intenta que también perciban las rentas altas. Por este motivo, Moncloa quiere que baje el marginal máximo. Algunos miembros del Ejecutivo creen que un tipo marginal máximo por encima del 50% es “confiscatorio” e impropio de un país que quiera competir en la UE, cuando la media es del 45%. Con esta medida, el Gobierno intenta atraer a sus electores naturales, muchos de los cuales no fueron a votar el pasado 25 de mayo, según el análisis electoral que hizo la secretaria general, María Dolores de Cospedal. Las rentas medias y bajas, y ahora también las altas, notarían ya un efecto claro de la bajada en su nómina de enero de 2015, antesala de las elecciones autonómicas de mayo y de las generales en otoño. Además, el efecto de la rebaja fiscal del Estado no puede ser empañado por las autonomías que mantengan tipos muy elevados -el caso de Cataluña y Andalucía, con un marginal máximo del 56%, o de Asturias, del 55,5%- o que los suban: los cambios en el IRPF que ordena el Estado se perciben ya en la primera nómina del ejercicio en cuestión, pero los de las comunidades autónomas no afectan a las retenciones de ese año, sólo se notan a la hora de hacer la declaración del Impuesto entre abril y junio del ejercicio siguiente. Para determinar el impacto de una rebaja del marginal máximo hay que conocer el detalle de los tramos. El pasado 15 de mayo, Cristóbal Montoro anunció que la reforma reducirá los siete actuales a cinco. Actualmente, los contribuyentes con ingresos entre 120.000 y 175.000 euros tienen un marginal del 49%, y quienes ingresan entre 175.000 y 300.000 euros, del 51%. El 52% opera a partir de 300.000 euros. Según cómo se configuren estos tramos, que serán sólo cinco, estos ciudadanos pueden salir bien parados o no de la rebaja del marginal máximo, aunque la intención del Gobierno es que esta reducción les beneficie. Los despachos de la abogacía de los negocios han insistido desde la subida del IRPF de 2012 que el 1,5% de los contribuyentes paga el 20% de la recaudación total. Creen que el impuesto es muy progresivo y que se aplican tarifas muy altas, ya del 47% para ingresos a partir de 53.405 euros. Con esta bajada del marginal máximo, el Gobierno sólo recuperaría la situación de 2011, cuando había seis tramos, si situara el marginal máximo en el 45% para ingresos a partir de 175.000 euros. En cualquier caso, con esta medida el Ejecutivo se acercaría más a la situación previa al gravamen complementario. Además, la reducción seguirá en 2016, ya que Hacienda explica que la reforma se hará en fases. Estos nuevos planes se acercan más a las propuestas del comité Lagares, que aboga por que el IRPF tenga cuatro tramos, con un marginal mínimo en el entorno del 20% (desde el 24,75% actual), y un máximo por debajo del 50% -superarlo para Lagares es también “confiscatorio”-, y cuando se pueda, del 45%.