Noticias

Recomiendanos

El Congreso promueve una oficina de control fiscal de grandes fortunas

26 Octubre, 2016 - Fuente: Expansion

La mayoría del Congreso aprobó ayer que un nuevo Gobierno cree una oficina de control fiscal de grandes fortunas con el fin de que la Agencia Tributaria (AEAT) controle a las personas físicas con grandes patrimonios, como ya hace con las grandes empresas. Así lo validó ayer la Comisión de Hacienda del Congreso, que dio luz verde a una iniciativa de Ciudadanos que fue apoyada por el PP, mientras que el resto de la oposición –PSOE, Podemos, ERC, PNV, PDC– se abstuvo. La proposición no de ley también promueve que se endurezcan las exigencias para las Sicav o que se dote de más medios a la AEAT.

Estas medidas forman parte del pacto que rubricaron PP y Ciudadanos en agosto y que la formación naranja subraya que debe activarse tras la investidura. También estaban en el pacto que C’s alcanzó con el PSOE en febrero. Sin embargo, los socialistas se abstuvieron y alegaron que la propuesta es “insuficiente”.

El objetivo de la iniciativa es que la AEAT centre la lucha contra el fraude fiscal en los grandes contribuyentes y empresas, y no tanto en particulares, pymes o autónomos. En lo que respecta a la oficina de grandes fortunas, la propuesta se inspira en el modelo australiano de control de ultra high income individuals y en recomendaciones de la OCDE.

Fuentes conocedoras del proyecto apuntan que de entrada se dirigiría a contribuyentes con patrimonio de más de 50 millones de euros, pocos ciudadanos con una tributación compleja de participaciones en hólding, por ejemplo. Una vez que la oficina echara a andar se iría bajando el listón a 20 millones e, incluso, 10 millones.

La proposición también promueve más control para las Sicav, cuya competencia volvería a la AEAT de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) (ver información adjunta) y que se apruebe un Estatuto de la Agencia Tributaria para que sea más independiente.

Además, se impulsan medidas para reforzar el Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac), endurecer las multas a los bancos que cooperen con el blanqueo y revisar el secreto fiscal a fin de posibilitar la publicidad de las infracciones tributarias muy graves.

La iniciativa también contempla la revisión de la lista de paraísos fiscales, volviendo a incluir a aquellos Estados que no cooperan de forma efectiva con Hacienda en la lucha contra el fraude fiscal y el blanqueo de capitales [en alusión a Panamá o Bahamas]. Se exigirá que las sociedades con sedes en paraísos fiscales que pretendan operar en España sean transparentes y revelen quiénes son sus propietarios

Asimismo, se pide al nuevo Ejecutivo a que establezca el derecho de los consumidores a pagar con tarjeta de crédito importes inferiores a 10 euros.

Ciudadanos aceptó una enmienda del PSOE que insta a que España lidere de forma activa en cualquier ámbito internacional una agenda para que se produzca la armonización de la fiscalidad europea e internacional de lucha contra la evasión fiscal, la elusión y los paraísos fiscales.

El diputado de Podemos Segundo González señaló que lo prioritario no es subir los impuestos sino mayor recaudación haciendo pagar más a los que más tienen, pero argumentó la abstención de su grupo en que la proposición está pactada con el PP, un partido sumido en la corrupción.

El diputado del PP José Enrique Fernández de Moya criticó que fuera el Gobierno del PSOE el que sacara a Panamá de la lista de paraísos.