Noticias

Recomiendanos

Bruselas cree que “los días del secreto bancario han terminado”

25 Marzo, 2014

El comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta, aseguró ayer que el acuerdo para aprobar la directiva sobre fiscalidad del ahorro, cuyo objetivo es reforzar el combate contra el fraude y la evasión fiscal, es “políticamente simbólico” ya que muestra que “los días del secreto bancario y de la falta de transparencia tributaria han terminado”. Los países de la UE aprobaron formalmente ayer sin discusión la directiva sobre fiscalidad del ahorro, que llevaba bloqueada desde 2008, después de que Austria y Luxemburgo, los dos únicos Estados miembros que mantienen el secreto bancario, decidieran levantar su veto en el Consejo Europeo del 20 y 21 de marzo. Los Estados miembros disponen ahora de un plazo de casi dos años, hasta el 1 de enero de 2016, para incorporar la directiva a sus respectivas legislaciones nacionales. Semeta sostuvo que la nueva norma “cerrará las lagunas que aprovechan los evasores” y será parte de la estructura legislativa de la UE para incorporar el nuevo estándar internacional de intercambio automático de información fiscal que está desarrollando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Asimismo, el comisario de Fiscalidad reiteró su compromiso de cerrar antes de fin de año acuerdos de intercambio automático de información con Suiza, San Marino, Andorra y Liechtenstein. Esta era la exigencia de Luxemburgo y Austria para dar su visto bueno a la directiva sobre fiscalidad del ahorro con el fin de evitar una fuga de capitales a estos países. La directiva en cuestión trata de cubrir las brechas detectadas en la legislación vigente, que ya obliga a los Estados miembros a enviar información sobre los intereses que se pagan a las cuentas bancarias de no residentes a las autoridades fiscales del país de procedencia. La norma contempla una alternativa para los países que quieran preservar el secreto bancario (Luxemburgo y Austria) que consiste en aplicar una retención en origen de hasta el 35% y enviar parte al país de procedencia.