Circular Fiscal Septiembre 2013.

Recomiendanos

Capítulo 3. Operaciones inmobiliarias. Modificación del concepto de suelo urbanizado.

La Ley 8/2013 de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, con efectos desde el 28 de junio de 2013, ha modificado la definición de suelo urbanizado.

La Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, con efectos desde el 28 de junio de 2013 ha modificado el texto refundido de la Ley del Suelo, aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2008.

Entre las modificaciones establecidas, está la definición de las situaciones básicas del suelo en lo que respecta al suelo urbanizado, quedando el nuevo concepto como sigue:

Suelo urbanizado: Se encuentra en esta situación el que, estando legalmente integrado en una malla urbana conformada por una red de viales, dotaciones y parcelas propia del núcleo o asentamiento de población del que forme parte, cumpla alguna de las siguientes condiciones:

  1. Haber sido urbanizado en ejecución del correspondiente instrumento de ordenación.
  2. Tener instaladas y operativas, conforme a lo establecido en la legislación urbanística aplicable, la infraestructura y los servicios necesarios, mediante su conexión en red, para satisfacer la demanda de los usos y edificaciones existentes o previstos para la ordenación urbanística o poder llegar a contar con ellos sin otras obras que las de conexión con las instalaciones preexistentes. El hecho de que el suelo sea colindante con carreteras de circunvalación o con vías de comunicación interurbanas no comportará, por sí mismo, su consideración como suelo urbanizado.
  3. Estar ocupado por la edificación, en el porcentaje de los espacios aptos para ella que determine la legislación de ordenación territorial o urbanística, según la ordenación propuesta por el instrumento de planificación correspondiente.

También se encuentra en la situación de suelo urbanizado, el incluido en los núcleos rurales tradicionales legalmente asentados en el medio rural, siempre que la legislación de ordenación territorial y urbanística les atribuya la condición de suelo urbano o asimilado y cuando, de conformidad con ella, cuenten con las dotaciones, infraestructuras y servicios requeridos al efecto.